Y sin embargo, las cosas siguen igual…

Alice and the Cheshire Cat Illustration by John Tennil

En una junta con todo el personal reunido, nuevamente el Director dice: “Tenemos que cambiar nuestros paradigmas” y el personal asiente con la cabeza como si todos hubieran comprendido la expresión y estuvieran totalmente de acuerdo, pasa el tiempo y sin embargo, las cosas siguen igual.

Ante tal situación, el Director de Recursos Humanos decide convocar a varias firmas de consultoría y capacitación para que apoyen con su experiencia a lograr la meta de la Dirección General, el tan deseado, cambio de paradigmas, se inician los preparativos para capacitar en aspectos de cambio, transición, comunicación y liderazgo entre otros.

Por fin, empieza la gran faena y durante un largo periodo se imparten los cursos que han sugerido y elegido como los apropiados para que el cambio se dé y año tras año se capacita y capacita al personal de diferentes niveles para que sean más productivos para que las cosas mejoren, para que se de un servicio de excelente calidad a los clientes y con todas estas actividades se “invierte” una gran parte del presupuesto, y sin embargo, las cosas siguen igual.

A todo ésto, ¿qué significa la palabra paradigma?, en mi vida profesional ha sido tan sorprendente descubrir que personas incluso de nivel directivo creen que paradigma “es algo que no se puede descifrar” y solamente 1 o 2 personas de cada 10 dicen que son modos de hacer las cosas, que son modelos mentales, o que son estructuras del pensamiento y entonces pienso…, si los directores no comprenden el verdadero significado de las palabras, ¿como se comunican o convierten los aspectos mas subjetivos de la filosofía de una organización en elementos objetivos y directrices claras que iluminen el camino a seguir?

Este es otro aspecto también recurrente, me refiero, a la comprensión de la filosofía organizacional, al conocimiento y claro entendimiento del objetivo estratégico del negocio, a la visión organizacional, a la filosofía de calidad o los valores ¿Quién la conoce, la sabe, la comprende, la interpreta correctamente y  quien verdaderamente la puede explicar en otras palabras?

Hace poco, al participar como facilitadora de un programa de entrenamiento para supervisores, “como es mi costumbre, pregunté a mis participantes” ¿Cuál es la misión de tu empresa?, bueno pensé , probablemente exageré, cual es el lema o slogan o me pueden compartir cuáles son los objetivos para este año?… al no obtener respuesta, se me hizo fácil, decir, “bueno, no se preocupen, afortunadamente contamos con la presencia de su Director de Operaciones y estoy segura de que él nos la compartirá”, oh, cuanto lamenté haberlo dicho, pues tampoco él la sabía.

Si nuestros directivos y gerentes no conocen ni comprenden la filosofía de su organización, entonces como la viven y lo que es más importante, como la trasladan hacia el personal administrativo y operativo que atiende al tesoro más preciado “los clientes”, ¿cómo marcan el camino a seguir? Si no saben hacia dónde van.

Esto me recuerda el cuento de Alicia en el país de las Maravillas cuando le pregunta al Minino de Cheshire,

 ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí? –Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar –dijo el Gato.

No me importa mucho el sitio… –dijo Alicia.

–Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes –dijo el Gato.

Con frecuencia avanzamos en contexto de obviedad creyendo que todos comprenden perfectamente lo que se dice  y ésta es una interpretación totalmente errónea.

¿Qué tan necesario resulta establecer una comunicación clara y sencilla?

Muy necesario, pues la comunicación es la base del éxito de las organizaciones, elemento que, con cuando se descuida y esto sucede a menudo, resulta el factor más costoso a nivel material, emocional y mental.

Para establecer una comunicación efectiva y que todos estén en la misma frecuencia y canal es conveniente re-aprender estos 4 pasos:

  •       Hablar para mí y para los demás.
  •       Escucharme, pues si lo hago, tendré la oportunidad de reacomodar y redireccionar mis ideas
  •       Preguntar y esperar atentamente la respuesta para verificar si se ha comprendido la información y
  •       Escucharle(s)

Estoy segura de que si se practica esta secuencia, en muy poco tiempo cambiará la expresión “y sin embargo las cosas siguen igual” por “cuanto han cambiado nuestros paradigmas”.

Josefa Galván

Anuncios

2 comentarios en “Y sin embargo, las cosas siguen igual…

  1. Olá! Obrigado por prestigiar meu blog! Agradeço a visita. Interessante todo o seu trabalho. Fiquei curioso. Obrigado!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s